Descubriendo el criptoarte y los NFTs

Obras del artista Beeple

Hace un par de años comencé a investigar sobre los vínculos entre el arte y la tecnología blockchain (cadena de bloques), de hecho publiqué un post titulado Arte y tecnología blockchain, donde toque aspectos como la trazabilidad de las obras de arte, los certificados digitales dentro de la cadena de bloques, así como el uso dado del blockchain en las subastas de arte. 

Sin embargo por alguna razón no mencione el criptoarte o criptoart, así como sus vinculaciones con los NFTs (non fungible token), en castellano se conocen como token no fungibles, es decir activos digitales indivisibles. Si ya te mareaste con tantos términos técnicos, siéntate que en este artículo lo explico de modo sencillo. 

Pero antes de meternos en el tema del criptoarte, es importante recordar lo que es la tecnología blockchain o cadena de bloques descentralizada, la cual permite transacciones directas entre pares sin intervención de terceros, es la tecnología que le dio luz al Bitcoin y después a todas las criptomonedas que existen en la actualidad. Asimismo esta tecnología blockchain ha encontrado múltiples usos prácticos en la sociedad, incluyendo el mundo del arte. 

Criptoarte

Cuando hablamos de criptoarte o criptoart, en realidad no se refiere a un estilo artístico, es el término dado a las creaciones de arte digital, alojadas en la blockchain. Para poder estar en la blockchain deben estar en determinado formato, es decir deben ser convertidas en activos digitales (tokens). Aquí es donde entran en juego las NFTs, los token no fungibles, ya que en resumidas palabras son activos digitales no divisibles y comercializables. 

Pongamos el caso de un fotógrafo que quiere convertir sus obras en criptoarte, lo único que debe hacer es convertirlas en NFTs y listo ya puede mostrar sus creaciones en ese formato, lo que convierte a sus obras en criptoarte. Y este proceso de crear NFTs es bastante sencillo, tanto como crear una galeria de imagenes online, alojadas en un sitio web, en este caso la galeria esta alojada en la cadena de bloques de Ethereum, que es la principal plataforma dedicada al alojamiento de NFTs, aunque no la unica, tambien hay proyectos de NFTs en la blockchain de Bitcoin, y recientemente el Exchange Binance anunció el lanzamiento de su plataforma para NFTs en junio de este año 2021.

Una de las principales ventajas del NFT es que por ser un activo digital indivisible, este genera un certificado único y rastreable, el cual solo puede ser adquirido por un solo usuario o coleccionista del token. Esto les ha dado un gran respiro a los artista digitales, quienes durante años han luchado por evitar que sus creaciones sean copiadas, una misión prácticamente imposible en Internet, antes de los NFT. A la vez esto permite vender estas obras a precios más altos que muchas obras físicas. 

Por ser parte de la blockchain, un NFT aunque sea vendido varias veces, siempre se conocerá su origen, sus propietarios, incluso por cada transacción que se hace el artista siempre recibe una parte de la venta, algo muy bueno para los artistas. 

Los formatos del criptoarte son tan variados como posibilidades digitales existen, imágenes, audios y videos. Desde allí los artistas pueden convertir sus obras digitales o digitalizadas en tokens no fungibles, teniendo así la oportunidad de mostrarse ante un público diferente y bastante heterogéneo. 

Desde sus inicios el criptoarte se ha movido entre lo polémico y lo absurdo, manejando una estética bastante Pop, muy vinculada con el diseño, los videojuegos y el entretenimiento. Entre sus principales creaciones están los famosos Cripto kitties y los Cripto punks. Ambos proyectos generaron gran revuelo en la comunidad cripto y a la vez generaron cuantiosas ganancias, estamos hablando de cientos de miles y millones de dólares. 

También hay artistas contemporáneos que se consideran pioneros del criptoarte, como es el caso del artista irlandés Kevin Abosh, cuya obra es bastante ecléctica y conceptualista, hace uso de la fotografía, instalaciones, video, collage, pintura y escultura. Su famosa colaboración con el artista chino Ai Weiwei en 2018, le dio un reconocimiento importante en el mundo del arte. 

El boom de los NFTs

En marzo de este año 2021, aconteció un suceso histórico, relacionado con los NFts y el mercado del arte. La casa de subastas Christie ‘s subastó el primer NFT en la historia de las subastas, fue del artista y diseñador americano apodado Beeple, se vendió por la suma de 69 millones de dólares, sí leíste bien 69 millones de dólares, pagados en ether, la criptomoneda de ethereum. Incluso antes de esta subasta los NFTs ya se vendían a precios millonarios. 

Este hecho marcó un antes y un después en el criptoarte y le dio un increíble impulso al proyecto de ethereum, reflejándose en que el ether llegó a cotizar en 4.000 $ a los pocos meses después de dicha subasta. Por otro lado esto muestra la cara de un universo de coleccionistas de arte, desconocido para la gran mayoría, trayendo con él muchas oportunidades para los artistas. 

Muchos podrían pensar que se trata de algo exclusivo para expertos en el tema, pero la verdad es que es un campo virgen para la gran mayoría de artistas contemporáneos, con mencionar que hasta París Hilton lanzo sus propios NFTs y causaron furor, pero no se trata de querer imitar a la gente de la farándula, que muchas veces hacen cosas para seguir las modas. Realmente es algo novedoso y que puede cambiar por completo la forma de presentar y comercializar el arte de modo directo. 

Existen muchas plataformas donde pueden alojarse galerías de NFTs, y los costos son bastante accesibles, como el caso de Opensea. También se pueden encontrar en Internet tutoriales completos para crear NFTs, en esta era de la información todo se puede aprender en poco tiempo y a bajo coste, incluso de modo gratuito. 

Se trata de una nueva dimensión dentro de las opciones para el arte digital, porque sin lugar a dudas que el criptoarte, es arte digital en este nuevo formato NFT dentro de la cadena de bloques o blockchain. Obras de arte digital encriptadas de forma inhackeable, convirtiendo estas obras digitales en únicas e incopiables. 

¿Se trata de una burbuja?

Para muchos expertos y conocedores del tema, este boom de los NFTs y el criptoarte no es más que una burbuja, muy parecida a la famosa burbuja de los tulipanes. Pero pensando a profundidad independientemente de que sea una burbuja o no, existe como una opción para las obras de arte digital, donde los artistas pueden mostrar y comercializar sus obras de modo directo con los coleccionistas, donde las obras son únicas, rastreables, ya que están encriptadas en la cadena de bloques, una de las tecnologías más revolucionarias de este nuevo siglo.   

Nunca antes en la historia del arte digital, se había creado una forma de convertir una obra digital en algo único e incopiable, con su propio certificado de autenticidad, y eso es posible gracias a los NFTs. Este hecho abre una brecha de enormes posibilidades y oportunidades para los artistas del siglo XXI. 

Defensores y detractores del criptoarte

Siempre que surge algo nuevo de manera natural tiene quienes lo apoyan y quienes no, en el caso que nos ocupa tratare de pararme en el borde para analizar ambas posturas. 

Los defensores son principalmente los jóvenes que vieron todo esto nacer y de lo que se sienten parte, una buena parte de la generación millennial, pero también hay gente más grande que siempre está pendiente de los cambios que se vienen.  Los defensores encuentran en el criptoarte una manifestación cultural de estos tiempos, lo cual es lógico y legítimo. Usan wallets con criptomonedas de modo habitual, y en general de una u otra forma son parte del entorno cripto. 

Los detractores por un lado cuestionan la calidad estética y artística de estas obras de criptoarte, y por el otro lado tienen un fuerte cuestionamiento al alto consumo energético que implica la creación de los NFTs.  

Pensando de modo equilibrado no se puede detener el desarrollo de estas nuevas tecnologías, como es el caso de la blockchain, principalmente por sus múltiples aplicaciones y usos increíbles. Pero por otro lado si es bueno hacer una revisión de la calidad de las obras, así como considerar el tema del consumo energético, aunque ya hay muchos proyectos y emprendimientos trabajando en este tema, implementando fuentes de energía alternativas más eficientes, de bajo impacto ambiental. 

¿Y tú qué piensas del criptoarte y los NFTs?

Dejanos tus comentarios.

Si te gusto este articulo compártelo!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s